Reforma a la Ley de Arrendamientos: una realidad en Venezuela que en Canadá se convierte en “curiosidad”

Las noticias de Venezuela pocas veces tienen “llamados” en los homepage de los medios canadienses. Salvo por el caso de la enfermedad del presidente Chávez, el día a día de mi país poco se conoce por estas zonas frías.

Sin embargo, esta mañana, al revisar la página web de CBC (uno de los medios más conocidos en todo Canadá) en la redacción nos percatamos de que en la sección “Offbeat”, que viene a ser como la sección de “curiosidades”, estaba la noticia de la reforma a Ley de Arrendamientos Inmobiliarios que aprobó la Asamblea Nacional. Un “cable” de la agencia AP que indica que “las nuevas leyes venezolanas marcan la ‘muerte del alquiler’”.

De la información sobre las modificaciones al texto legal seguro ya ha leído bastante, aunque nunca será suficiente si es de esos propietarios que está temblando por la entrada en vigencia de la ley o si incluso está en la acera de los que esperaban con ansias los cambios.

Pero no quiero pasar por alto el hecho de que una noticia de Venezuela, de un tema tan sensible y que tiene tantas implicaciones económicas y sociales, esté en la sección “Offbeat”, acompañada de rarezas como “Un presunto ladrón se disparó a sí mismo” o “Piden a Canadá cambiar el emblema nacional del castor por un oso polar”.

Aunque en una primera instancia podría parecer hasta gracioso, el tema es complejo y demuestra que lo que ocurre en Venezuela pocas veces es comprendido en el exterior. Y no se trata de que, en este caso los periodistas y encargados de las páginas web tengan poco nivel de comprensión o entendimiento, sino más bien, la falta de comprensión viene a raíz del “sinsentido” que puede parecer a ojos de estas realidades de primer mundo, lo que ocurre en una nación que “transita” por el socialismo. Es una evidencia -más- de que los controles que aplican en Venezuela son desconocidos, incomprensibles y a veces hasta risorios, para las percepciones ajenas (seguramente ya ha vivido eso de explicar qué es el control de cambio, qué es Cadivi y por qué solo tiene derecho a comprar a través de un mecanismo del Estado, 2.500 dólares por año).

Para mi sorpresa, la nota tiene, hasta ahora, (2:03 pm) 122 comentarios, lo que demuestra que pese a ser un “offbeat”, el tema despierta curiosidad y controversia, incluso en estas latitudes. ¿Qué tan acertados son? Hay de todo. Leerlos, uno a uno, es una tarea realmente interesante.

“Mala política, Chávez”, dice uno de ellos. “¿Quién en su sano juicio va a invertir en viviendas para alquilar con controles? Alabo los fines pero se trata de un pobre camino para alcanzarlos. Aquí en Vancouver, en los 80, tuvimos políticas de control de alquileres… y los resultados fueron una tasa casi de cero disponibilidad en el mercado…Chávez está nuevamente manipulando la opinión sin pensar en las consecuencias de su política”, dice “Tabootom”.

“Mi mamá heredó tres casas de mi tía abuela. Una mujer ha estado viviendo en una de ellas pagando renta durante 35 años. Levantó a su familia allí. Mi mamá luego se la dio por solo 1 dólar. Es posible que mi mamá haya hecho lo correcto moralmente, pero no creo que se deba legislar esa conducta”, indica “UbiquitousOne”.

“Wow, un gobierno que gobierna para la mayoría, para la gente. ¿No se supone que esta es la manera que debería ser? No como nuestros gobiernos elegidos que gobiernan a favor de las ganancias de las corporaciones, afectando a la mayoría, a los que pagan impuestos”, señala “blueing”.

“Esta historia de la AP fue escrita con habilidad. Pueden ver, nuestro sistema ‘socialista-capitalista’ está basado en que el rico sea más rico y el pobre más pobre. Esta ley fue solicitada por el público y presentada al Gobierno. Chávez no la hizo aparecer. Creo que los venezolanos están en lo correcto cuando dicen que ‘la vivienda no puede ser vista como un negocio’…”, explica “bmwwalter”.

“No es tarde para que Chávez se lance como líder del Nuevo Partido Democrático (NDP-Canadá). Es su hombre”, comenta “Sensiblesam”.

“Wow, un líder que se preocupa por la gente común ¿Quién lo creería?”, se pregunta “Fuddy Duddy”.

“Creo que esto ya fue ensayado y, podría equivocarme, pero que no resultó. Podríamos quizá preguntarle a alguien de la Unión Soviética qué tan bien funcionó para ellos, mmm”, dice Shaggy2476.

Interesante ver como estas personas, que si bien alguna podría ser venezolana y escribir en un excelente inglés (al menos no lo dicen en sus perfiles), opinan sobre lo que ocurre en Venezuela. El debate de esta “curiosidad” sigue y los comentarios aumentan.

Como dije, el tema de las modificaciones a la ley, sus pormenores y lo que los cambios implican, seguro ya los conoce bien. Desde mi humilde visión solo me pregunto ¿han demostrado los controles ser efectivos en Venezuela? ¿Por cuánto tiempo? ¿Está el Gobierno cumpliendo con su promesa de la construcción de viviendas para así satisfacer la demanda? (Lo cual, creo, sería fundamental si quiere atacar realmente los problemas que se argumenta para aplicar la reforma de la ley) ¿Qué ha pasado con el mercado de alquiler desde en abril de 2003 cuando se congelaron los cánones de arrendamiento de viviendas? ¿Qué pasará en lo sucesivo?

¿Habrá alguna respuesta positiva a todas estas preguntas?

2 Comments

Del dinero “regado” y congelado por el mundo y de los gobiernos “precavidos”

“Cuando veas las bardas de tu vecino arder, pon las tuyas en remojo”, dice el refrán, con algunas variantes.

Este año, el mundo ha visto cómo el Medio Oriente fue y es escenario de revueltas que pretendieron y pretenden acabar con regímenes dicatoriales. Miles de civiles han muerto y las noticias reflejan a diario que el lamentable dato asciende.

Este año, el mundo también ha sido testigo cómo las economías más importantes del mundo han congelado las fortunas de esos dictadores, han llegado a paralizar incluso los activos de los países que están regidos por presidentes que perdieron legitimidad. En el caso de las riquezas personales, las sumas, más que exorbitantes son inaceptables, pues están en manos de muy pocos y porque suponen el sacrificio de pueblos enteros.

Así lo vimos con Hosni Mubarak, a quien primero señalaron con tener una fortuna personal de hasta 70 millardos de dólares. Sin embargo, a los pocos días esa información fue desmentida: “Mubarak es un ladrón, pero no un ladrón de ese tamaño, decía un titular en febrero de 2011 de ABC News. Lo cierto es que al entonces presidente de Egipto, cuyo jucio fue retrasado la semana pasada, se le congelaron todos los activos que poseía en el extranjero. La conclusión fue para comienzos del año, que su fortuna y la de su familia estaba entre 1 y 5 millardos de dólares.

El caso de Muammar Gaddafi es el que todavía ocupa titulares. Exceptuando Venezuela y otros pocos países aliados, el globo le ha dado la espalda a un régimen que perdió legitimidad y que sigue generando muertes día tras día. Se preguntaba El Economista.es en marzo de este año ¿Cómo congelar la fortuna de Gaddafi?

Los activos del gobierno libio también fueron congelados y solo en Estados Unidos ascienden a 30 millardos de dólares. En el caso de Canadá, la cantidad de dinero libio que está paralizado es de 2 millardos de dólares. Inglaterra también congeló, por su parte, unos 140 millones de dólares que fueron después puestos a la disposición del Consejo Nacional Transitorio que ha sido reconocido por el grueso de los países del mundo.

Hoy, si vemos en retrospectiva, podemos decir que estos gobiernos no dieron un paso más allá, al menos en el manejo de sus activos. Quizá tenían una extrema confianza en su dominio o quizá su deseo de hacer más dinero, para así generar más poder, no los hicieron ser del todo “precavidos” al dejar esas cantidades de dólares “regados” en bancos de las mismas naciones que hoy insisten en que no son legítimos.

Quizá otros gobierno sí están siendo más “precavidos”…

Gracias, García.

Leave a comment

El inmigrante estudiante

De acuerdo con las estadísticas de Canadá de 2010, los inmigrantes que tienen en el país cinco años o menos son los que tienen una tasa de desempleo más elevada (14,4%). Otra muestra más de que los primeros cinco años es el período más difícil para todos los que dejamos nuestra tierra natal. Es el tiempo de integración, adaptación, de aprendizaje del idioma, de comprender la cultura, de aprender a desenvolverse, del arranque de la nueva vida.

Pero las mismas estadísticas revelan que el escenario mejora después de esa “barrera”, pues para los inmigrantes que tienen entre cinco y 10 años en el país, la tasa de desempleo disminuye hasta 8,2% y para los que tienen más de 10 años aquí, el indicador de desocupación es de 6%.

¿Cuántos de esos que están ocupados en el mercado laboral tienen un grado de educación universitaria o más?

Los mismos números oficiales de Canadá revelan que 65,6% de los inmigrantes con cinco o menos años que ya han conseguido trabajo, tienen un grado universitario, que 81,5% con cinco años o más, también culminaron sus estudios de primer ciclo. Los números se mantienen casi invariables para las personas que tienen un diploma técnico o de estudios post-secundarios, pero bajan en comparación con aquellos inmigrantes que tienen un diploma de bachillerato o secundaria.

Y así hay millones de estadísticas adicionales, que no pondré en este blog porque además de aburrido, perderían el sentido al verse todas juntas. Lo cierto es que busqué específicamente estos números para corroborar una idea que mantengo desde que dejé Venezuela: el inmigrante puede (es recomendable) estudiar. Incluso si ya tiene estudios de cuarto nivel, podrá hacer una reválida o especialización que logre abrirle -un poco más- las puertas en el nuevo país.

Sé que las condiciones de todos no son las mismas, ni las prioridades, ni los escenarios, ni lo “urgido” que estamos por hacer dinero. Muchos de los que partimos de nuestros hogares hacia nuevos rumbos lo hacemos con un “colchón” que nos permite vivir unos cuantos días o meses (todo dependerá del caso, claro está) pero la idea -sea mucho o sea poco ese respaldo de los ahorros- es comenzar a producir lo más pronto posible.

Y aquí viene la diatriba ¿estudio primero para luego conseguir un buen trabajo? ¿trabajo para comenzar a producir y luego veo si estudio o no? ¿trabajo y estudio? Todas válidas. Todas funcionales. Dependerá –nuevamente- de sus prioridades y de sus deseos personales.

Pero si es de los que opta por estudiar antes que nada, quizá le sirva de ayuda saber (o reconfirmar) que el Estado canadiense ofrece a los estudiantes una serie de ayudas económicas que podrán beneficiarlo en su camino por la academia.

Les dejo un link interesante, en el que no solo se podrán informar sobre los préstamos y las becas que, en este caso, da el gobierno de Quebec: Aide financière aux études, sino que podrá hacer cálculos y estimados de lo que recibiría en el caso de ser aprobado.

Tome en cuenta que estos préstamos, como todos, deben ser cancelados a las autoridades, que generan intereses y tienen lapsos de pago. Cada caso es particular, pero el proceso, les confieso, no es complicado, salvo algunos recursos tecnológicos para nada amigables, todo sale muy rápido y de forma sencilla.

Otro dato: las universidades y centros de estudios de la provincia también tienen una serie de becas a la excelencia y de ayuda financiera a sus estudiantes. Así que la tarea que tiene por delante, si está pensando venir a Canadá, estudiar y trabajar (o si ya está aquí planificando su vida) es buscar, buscar y buscar información en Internet, en los centros, en el Gobierno. Hay empresas como Get Into Grad que también pueden darle asesoría al respecto. Y también existen foros y páginas web como Canada Visa, donde hay discusiones sobre el tema.

El venezolano tendrá una tarea adicional: informarse de las opciones que ofrece Cadivi.

¡Éxito en el maravilloso mundo del estudio!

Leave a comment

El lenguaje universal del periodismo

A las 8:00 de la mañana del lunes pasado recibimos una convocatoria para una rueda de prensa. Como niña que va a su primer día de clases, tomé mi morral, con mi libreta y bolígrafo (soy de las que prefiere usar grabador solo en entrevistas, sobre todo, a autoridades oficiales), y salí de la casa para lo que fue mi primera experiencia periodística en tierras canadienses.

El caso: el de Paola Ortiz, joven mexicana que fue finalmente deportada el viernes y que dejó a sus dos hijos pequeños aquí en Canadá, con la esperanza de volverlos a ver una vez sea aceptada su solicitud de apadrinamiento que deberá comenzar nuevamente desde México (y que se podría prolongar por hasta dos años).

En el camino hacia el lugar de la conferencia de prensa, una corte federal con sede en Montreal, reflexionaba sobre lo ocurrido a Ortiz, me planteaba todas las preguntas que haría, repasando en mi memoria el contexto del caso, algunas fechas y la foto que había visto de la joven madre, para así identificarla rápidamente.

Pero también me preguntaba cómo sería toda la movida periodística en una ciudad con dos lenguas oficiales. Cómo sería la movida periodística en todo un nuevo ambiente ¿Darán las declaraciones en francés o en inglés? Debería haber algún vocero en español ¿no? considerando que todo el contexto del caso está marcado por el tema de inmigración, etc…

Sabía que con Paola no habría problema en conversar, pues llegó aquí con 27 años y su español estaba intacto, pero…y los otros periodistas. ¿Serán amables? ¿Tendrán paciencia con mi franglés (el francés y el inglés mezclados que muchas veces utilizo cuando no encuentro palabras en alguno de los dos idiomas y el subconsciente lanza el mensaje “no hablar español”). Debo confesar que tuve un poco de nervios.

Sin embargo, la emoción de estar nuevamente de frente a la fuente, de ver a los entrevistados, del off the record, del color y el olor de los lugares, del ambiente, de los datos, de las mil y un preguntas que me imaginaba en un corto camino de 15 minutos, opacaron las ideas nerviosas y llegué al sitio con la impresión de que conocía todo lo que pasaba alrededor.

Primeros dos minutos frente a la corte federal: pararme en la esquina; ubicar a Paola; ver dónde estaban los otros periodistas; ver si estaban su abogado y sus hijos en el lugar; tener ya a la mano libreta y bolígrafo y en este caso un iPad que no sirvió de mucho, al menos en esta rueda de prensa.

Los siguientes minutos fueron rutina: saludar a algunos colegas e ir directo a la fuente; hacer la entrevista (en este caso a Paola y netamente en español); pedir permiso por aquí y por acá, no tapar al camarógrafo, preguntar qué fue lo que dijo otro vocero porque pasó el camión de la basura y no escuché bien; estar pendiente de lo que ocurre alrededor para dar contexto a la información; repreguntar.

Y vino el vocero en francés y la rutina fue exactamente la misma. Y luego en inglés y veía que los demás periodistas hacían exactamente lo mismo. Fue un momento agradable cuando pensé: el periodismo tiene un lenguaje universal que no puede ser bloqueado, ni siquiera, por las dificultades que pueden darse al no dominar 100% las otras dos lenguas en las que te desenvuelves. Podría parecer paradójico, considerando que el periodismo es comunicación, pero el lenguaje corporal, la expresión y el cómo hacerlo, va más allá de la barrera del idioma.

Con los entrevistados en francés, pues bueno, fue el momento clásico de disculparme por mi mauvais français, pero en cuestión de segundos, las preguntas fluyeron y las respuestas se convirtieron en información en tan solo una hora.

Antes de partir del lugar: pedir los teléfonos de las personas involucradas en el caso, conversar off the record para tener otra visión menos “formal” y comenzar a caminar mientras piensas las ideas que se convierten en párrafos antes de llegar a la redacción.

Lo único que me pregunto todavía, más allá del destino de la joven mexicana y de su futuro en su país natal, es qué habrá pensado la periodista de La Presse que, en medio de un ruido insoportable que venía no sé de dónde, no logró escuchar bien y me vio como su salvación de notas. Concentrada como estaba y metida en el tema , solo opté por mostrarle mi libreta en donde todos, absolutamente todos los apuntes, estaban en español. Ojalá haya entendido algo.

Leave a comment

Otoño

Leave a comment

Montreal. Fin del verano

Leave a comment

Amy Winehouse: talento y abusos… FIN

Quien no escuchó su segundo disco, Back to Black, y no disfrutó con Rehab (pese a su letra), bailó, se tomó unos tragos o se relajó después de la oficina, quizá no estuvo muy enterado de lo que ocurría a su alrededor en el año 2007. Fue el punto más alto de Amy Winehouse. El mundo no sólo vio a la particular joven, de maquillaje fuerte, exagerado, y actitud desafiante, sino escuchó su increíble voz y observó sus inigualables performances. El comentario común “hacía falta que saliera al mercado musical alguien que de verdad cantara. Música de verdad”.

Pero Winehouse venía trabajando desde comienzos de la década de los 2000. Específicamente en 2003, lanzó Frank, con tan sólo 20 años. Para muchos críticos su mejor disco, con canciones como October Song o Stronger than Me.

A nadie o a muy pocos sorprende la muerte de Winehouse, de 27 años. Recientemente, ese mismo público que la alabó en tiempos de Back to Black, vio como la artista casi ni lograba mantenerse de pie en un escenario de Belgrado. Irónicamente, las rehabilitaciones sí eran parte de su vida y parecía que ella siempre mantuvo su negativa a evolucionar. Nadie conoce exactamente el porqué, pero Winehouse copió (quizá no intencionalmente) la vida -y muerte- de grandes artistas en los que los fantasmas de las drogas y el alcohol lograron pasar los límites y llegaron “al otro lado”, “…to the other side”.

amy hernosa

El mundo debería recordarla así...¿será posible?

Vida y talento

Amy Jade Winehouse (sorprende encontrar a un artista que no cambie su nombre) nació el 14 de septiembre de 1983 en Southgate, al norte de Londres, Inglaterra. Era de una familia judía en donde el Jazz tenía una gran importancia. Hija de un taxista, Mitchell, -encargado de corear las canciones de Sinatra a la pequeña Amy-, de una farmacista, Janis y hermana menor de Alex.

Su vida como artista, al menos los resultados de la semilla que implantó el padre de Amy, comenzó a los 10 años en una banda de… rap: Sweet ‘n’ Sour, la cual formó con una amiga de la infancia.

Luego de un período no tan largo en el Susi Earnshaw Theatre School, la pequeña artista comenzó a asistir al Sylvia Young Theater School, colegio reconocido de Londres, enfocado en performing arts. Lo que se buscaba era que Amy pudiera desarrollar su potencial, el cual maestras, padres y hasta su abuela, ya habían notado. Pero su permanencia en el exigente colegio fue aún más corta: a los 14 fue expulsada por haber hecho un piercing en su nariz. Tras este episodio, la cantante apareció en un programa de comedia británico, The Fast Show (junto con compañeros de la escuela de donde había sido botada) y siguió después su recorrido por una larga lista de planteles educativos.

Fue también a los 14 años cuando comenzó a escribir y a componer. Había recibido su primera guitarra a los 13, después de utilizar la de su hermano Alex, casi como juguete. Los años siguieron entre relaciones eventuales con músicos como Tyler James, experimentación como periodista del showbiz y algunos misterios en el manejo de su incipiente carrera, hasta que finalmente Winehouse firma con Island-Universal, en medio de un acecho artístico por parte de otros sellos como EMI y Virgin.

El 20 de octubre de 2003 lanzó Frank, producido por Salaam Remi, con una fuerte influencia del Jazz. El álbum, que tuvo buenas críticas, alcanzó buenos lugares en los rankings del Reino Unido. Llegó a competir en los mundialmente conocidos BRIT Awards. Fue Álbum de Platino.

Tres años más tarde lanzó Back to Black, con él llegó Rehab y con Rehab el reconocimiento mundial de la artista, quien físicamente ya comenzaba su transformación mientras sus ojos se convertían en exageraciones egipcias y su cabello en bombas de laca. Innumerables los premios y reconocimientos que recibió el disco alrededor del globo, pero destacan entre estos la posición 7 del Billboard 200 en Estados Unidos, la 1 en UK Albums Chart y Mejor Canción para Time Magazine (2007). Sólo en el Reino Unido el álbum vendió 1,85 millones de copias.

Tras el éxito de Back to Black, un año más tarde salió al mercado una Edición de Lujo, con B-sides, inéditos y temas en vivo. Al reconocimiento se le unieron entonces algunas críticas por los excesos en los que la artista solía vivir, algunas decepciones y muchas preocupaciones por parte de sus fanáticos.

A pesar de que las malas noticias iban en aumento, Amy Winehouse fue reconocida en 2008 por los Grammy Awards, en las categorías de Artista del Año, Álbum del Año, Canción del Año y Mejor Performance Femenino Pop (por Rehab). Su productor, Mark Ronson, también fue premiado como el Mejor del Año. En la ceremonia, la ya aclamada cantante tuvo que hacer el perfomance de “You Know I’m No Good” y “Rehab” vía satélite, porque no obtuvo su visa a tiempo para viajar a los Estados Unidos. Tras los premios, el disco subió hasta la casilla 2 del Billboard 200 americano.

El buen viento sirvió para que la cantante decidiera convertirse en empresaria, abriendo su propio night club Snakehips at the Monarch, en Camden Monarch, Londres. Meses más tarde lanzó su propio sello disquero e incluso, dos años después, firmó con Fred Perry para colaborar en la promoción de al menos 17 colecciones de la marca.

Cárcel y más abusos

En medio de todo el éxito y con una relación sentimental que para muchos poco aportaba (con el americano Blake Fielder-Civil) siempre estuvo presente el problema de su abuso con las drogas, con el alcohol, su desorden alimenticio y los constantes llamados a rehabilitación. No sorprendió entonces que llegaran los problemas legales. En 2007 fue arrestada junto con su pareja en Noruega, por posesión de siete gramos de marihuana. Ambos fueron liberados después de pagar una multa de 350 euros. En abril de 2008, la cantante admitió haber golpeado a un hombre en la cara y un mes más tarde, fue nuevamente arrestada por sospecha de posesión de drogas. Fue liberada inmediatamente, pues no hubo suficientes pruebas salvo un video -que recorrió el mundo- de la artista fumando crack.

Las historias de arrestos continuaron, siempre ligadas a su comportamiento o al consumo de narcóticos. Los fantasmas no desaparecieron ni siquiera cuando la cantante admitió “estar enamorada de nuevo”, luego de dejar a Fielder-Civil por el actor Josh Bowman. Poco tiempo después, Amy y Blake volvieron a reunirse, aunque en 2009 salieron los papeles de divorcio por adulterio.

También en 2009, Winehouse debió acudir nuevamente a la policía, pero en esta oportunidad fue la víctima de un robo en su domicilio, en el que los ladrones cargaron con varias guitarras, equipos de grabación y televisores pantalla plana.

Problemas de salud, aunados al abuso de drogas hicieron que los fanáticos siguieran viendo a una Amy que cada vez mostraba más señales de que el fin estaba cerca. Tan predecible, sobre todo, después de un performance en Belgrado, que dio también la vuelta al mundo, en el que millones de testigos vieron a una artista tambalearse en escena, “cantar” a destiempo, en lugar de hacer sus increíbles actuaciones.

El tiempo será el juez

Hoy llegó el final. Ya la noticia da la vuelta al mismo universo que la enalteció como la mejor artista de la década de los 2000. Los fanáticos están alrededor del domicilio donde Winehouse murió, mientras otros escuchan sus canciones. Hoy, generaciones recuerdan cómo vieron la misma escena en décadas pasadas, con diferentes protagonistas. Hoy el mundo musical está de luto. Hoy se suma una lápida a las tumbas de la gloria. ¿O no?

Paz a sus restos.

, , , , ,

Leave a comment