“Para el régimen yo soy un desertor”

Luis es cubano. Tiene 40 años y solía ser asistente de dentista. Desde hace cuatro meses vive en Montreal con su esposa y su hija preadolescente. Il parle un peu de français. Llora todas las semanas. Extraña la isla todos los días. Piensa en su futuro cada segundo.

Vive en Montreal en un edificio pequeño. La mayoría de sus vecinos son también cubanos. “Nos conocemos desde antes. Nos ayudamos y hacemos fiestas todos los fines de semana. No queremos extrañar tanto la casa”.

Él sabe que no todo es una rumba. Cuando habla, extrañamente lento, cualquiera puede percibir que su mente está llena de preocupaciones y que la nostalgia lo invade como le ocurre a todo inmigrante. “Quien no haya vivido en Cuba no puede entender qué es lo que pasa allá. No puede entender por qué estamos aquí y no puede entender por qué no podemos volver”.

Luis no puede volver a su tierra simplemente porque decidió emigrar. Él, a diferencia de la mayoría de personas que deja su país por las razón que sea, no puede “probar”. No tiene opciones. Se fue y se fue. Listo. “Para el régimen yo soy un desertor. No puedo volver a Cuba como residente. Puedo ir como turista y como turista debo tener un boleto de ida y de vuelta. Así de simple”.

A pesar de la poca confianza y de los años de poca o nula libertad para hablar (ojo, como él mismo lo dice), Luis no tiene problemas en responder cualquiera de las preguntas que le hago cada vez que almorzamos juntos en el colegio. Otra veces, espontáneamente, comenta anécdotas de cuando llegó a Montreal y de las cosas que disfruta de la ciudad. Uno de los cuentos clásicos -es de esas personas que cuenta las anécdotas una y mil veces- es el de la primera vez que presenció como una persona podía ver y hablar con su familia, a través de una computadora. “Oye yo te digo: la internet es maravillosa. Si tan solo mi familia pudiera tener internet para verlos por Skype, yo estaría un poco más tranquilo, pero no. Ellos no pueden. Sólo hablamos por teléfono. Los llamo una vez a la semana a casa de un vecino. Extraño a mis viejos”. (Este es el momento en el que me siento un poco torpe, sobre todo, cuando le comento que me quejo a pesar de que mi familia sí tiene Skype y que gracias a la libertad de tener internet en países como Venezuela, los puedo ver casi a diario. La racionalidad no siempre manda en mí). Otro de esos cuentos que repite a menudo es el de la primera vez que se montó el el metro. “No me da vergüenza: lloré. Jamás pensé ver en mi vida cosa como esa”. Lo único que logro pensar en estos momentos es: “lo esencial es invisible a los ojos”, ustedes saben.

Los almuerzos con Luis están llenos de historias así. Te hacen abrir los ojos. Los 60 minutos que tenemos para comer no son -ni serán-suficientes para todas las preguntas que le quiero hacer. Obvio que dada la “paternidad” que tiene Fidel Castro en el “Socialismo del Siglo XXI” (lo que sea que eso signifique, pues ni el Gobierno sabe qué es) en la “transición” que vive Venezuela actualmente, quiero preguntar más y más. Pero confieso que no es eso lo que me mueve. Me gusta conocer a este hombre que reconoce que el modelo cubano “tiene sus cosas buenas”. Me gusta también que tengamos puntos de encuentro en lo inviable que es, a nuestra percepción, el comunismo: yo desde lo aprendido y estudiado, él desde la perspectiva que da la experiencia de vivir casi 40 años bajo ese modelo.

“En Cuba la gente tiene miedo. Nadie confía en nadie. No existe la libertad”, es una frase que repite entre preguntas y respuestas. Generalmente pienso cada palabra que sale de su boca por las siguientes 12 horas. Sigo pensando. Les sigo contando.

, , ,

  1. De ganar $20 mensuales a $800: el trabajo bajo cuerda en Cuba « happysquareface

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: