¿Hasta cuándo se prolongará esta nueva “fiesta”del crecimiento económico?

En abril me preguntaba si el crecimiento económico que experimentaría Venezuela en el primer trimestre de 2011 sería sostenible. Era evidente que los resultados serían positivos y, aunque no fue sino hasta hoy que el anuncio se hizo oficial, todos sabíamos que la celebración comenzaría más temprano que tarde.

Así fue. Frases como: “no cabe ninguna duda, Venezuela se recupera, pasa la página de la recesión y ahora vamos hacia un período de crecimiento sostenido…”, del presidente del BCV, Nelson Merentes, forman parte de ese discurso “fiestero” que de ahora en adelante estará en cada declaración, entrevista, participación, mercado, feria u otro evento en el que hable o participe cualquier vocero del Gobierno.

¿Qué país, gobierno y/o habitantes no celebrarían con un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de 4,5% en un trimestre? ¿Cómo no festejar que después de casi 9 trimestres consecutivos de resultados negativos, Venezuela dejede ser la “oveja negra” de Latinoamérica tras la crisis financiera” Claro que es una noticia positiva que el país esté creciendo. Lo que preocupa a muchos es cómo y hasta cuándo.

El Banco Central de Venezuela (BCV) dio a conocer hoy que “todos los sectores de la economía registraron un repunte con excepción de construcción (-7,7%) y petróleo (-1,8%)”, ambos estratégicos, pues el primero es uno de los sectores que más genera empleo (junto con manufactura) y el segundo, como todos sabemos, es el gran motor de la economía venezolana, el que genera más del 90% de los dólares que ingresan y, aunque el Gobierno pocas veces lo reconozca, el pulmón que da respiro y prolonga la continuidad del “socialismo” que “transita” el país.

El instituto emisor también dijo que la “manufactura creció 7,6%; los servicios prestados por el Gobierno General (7,6%); el comercio (10,4%); los servicios de transporte y almacenamiento (7,8%); las comunicaciones (8,0%); las instituciones financieras (5,6%); la electricidad y el agua (3,1%); los servicios comunitarios, sociales y personales (3,7%); los servicios inmobiliarios, empresariales y de alquiler (3,9%) y la minería (0%)”.

No sorprende entonces que el ministro de Planificación y Finanzas, Jorge Giordani (we all live in Giordani´s submarine), se uniera a la parranda de Merentes al asegurar que “con este resultado del PIB en el primer trimestre del año y considerando las políticas del presidente Chávez en materia de agricultura y la Misión Vivienda en términos de construcción, entre otras acciones, no hay duda de que puede superarse la meta de crecimiento de 2% establecida en el presupuesto nacional para 2011”. El ministro, en un momento de ¿sensatez?, reconoció que los motores de construcción y del sector petrolero deben encenderse para que el PIB “tenga un mejor desempeño”. Claro, él ya dio como un hecho que así será.

Giordani y Merentes, Chávez e Izarra (agregue aquí al vocero que desee) seguirán celebrando. No es difícil imaginar cómo subirán el volumen de la música en tiempos de gaitas y de elecciones (2012). Pero las preguntas siguen siendo las mismas:

-¿Es este crecimiento sostenible en el tiempo y no altamente dependiente de los precios del petróleo?
– ¿Veremos como el aparato productivo venezolano finalmente es impulsado por un Gobierno que, con intenciones de “socialismo”, va cercando cada vez más la industria nacional?
– ¿Disminuirán las importaciones para así favorecer a ese aparato productivo nacional? ¿Se logrará la prometida soberanía alimentaria?
– ¿Aumentarán las exportaciones?
– ¿El Gobierno anulará el populismo?
– ¿Se logrará la confianza necesaria en la moneda venezolana, que hasta ahora ni con reconversión ni con control de cambio ha logrado ser verdaderamente fuerte?
– ¿Cumplirá el Gobierno la promesa de vieja data de llevar la inflación a un dígito?

Siguen vigentes porque no veo en el panorama plan o proyecto (ni siquiera la tan anunciada Misión Vivienda) que demuestre que el populismo será erradicado para dar paso a la verdadera producción, a la generación de empleo, al “buen vivir”…a la felicidad suprema.

Economistas y analistas como Ángel García Banchs (@garciabanchs) y Henkel García (@HenkelGarcia) han escrito algunos datos interesantes a través de sus cuentas de Twitter con respecto a las preguntas que precisamente me planteo:

-La recuperación económica no será sostenible porque precio del petróleo no crecerá 30% anual por siempre/ La recuperación del crecimiento (insostenible) ha requerido un crecimiento del precio del petróleo del 26% I-2011 vs I-2010/ Hoy estamos menos blindados que en 2009, cuando tampoco lo estábamos para afrontar caída del crudo, pero endeudamiento era menor. Ángel García Banchs

-El consumo privado sigue siendo más del 70% del PIB. En 1998 representaba cerca del 52%. ¿Consumir = Buen vivir? / Las exportaciones no petroleras ahora representan menos del 5% de las exportaciones totales/ Otro dato.. Las importaciones anualizadas en el primer trimestre de 2001 eran US$ 18.000 millones, este trimestre son US$ 40.000 millones. Henkel García.

Ojo. No quiero ser la aguafiestas. Ni tampoco pretendo dar proyecciones de lo que ocurrirá en Venezuela, pues como siempre digo, eso lo hacen los economistas y especialistas en el tema. Aquí sólo expreso mis preocupaciones que, creo, son parte de las inquietudes de muchos venezolanos. Lo que no quisiera es que -para seguir con el tema de la parranda- una vez pasado el primer “ratón” de 2009 y 2010 (resaca, guayabo, hangover) comience de nuevo la “fiesta” con un dedo en el interruptor de la luz.

, , , , , , , , ,

  1. #1 by el negro on May 19, 2011 - 1:58 PM

    para ser un estado laico, éste es un gobierno que sabe apoyarse en la fe, en el “dios mediante” y, en consecuencia, en el marasmo de la sensatez.

    si bien la política nació de la lógica y la filosofía, más tarde el concepto de sostenibilidad hizo que el asunto se tornara en algo de materia económica, y la búsqueda de bienestar la convirtió en algo social.

    hoy, damos un paso más allá. no sé si para adelante o hacia atrás, pero caminamos hacia la política religiosa, en donde el estado es dios y demonio (a veces ambos), según desde donde se le mire. no se trata de aplicación de políticas sostenibles, o de calidad de “buenavida”… ni siquiera de la tísica inmediatez del repunte del PIB… se trata de tener fe. fe en que todo va a cambiar, fe en que todo seguirá igual.

    quienes pensamos en votar el año que viene, no lo hacemos pensando en una propuesta, sino en un salmo. no miramos candidatos, pero esperamos mesías, soñamos con san jorge matando dragones. y siempre con una estampita de josé gregorio en la mano.

    “si maría lionza hace un milagrito, un ramo e flores vamo a llevar”

    • #2 by Gaby Aguzzi on May 26, 2011 - 7:01 PM

      Hablando del estado laico y del “dios mediante”, te acuerdas de Hernández Behrens…?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: