Amy Winehouse: talento y abusos… FIN

Quien no escuchó su segundo disco, Back to Black, y no disfrutó con Rehab (pese a su letra), bailó, se tomó unos tragos o se relajó después de la oficina, quizá no estuvo muy enterado de lo que ocurría a su alrededor en el año 2007. Fue el punto más alto de Amy Winehouse. El mundo no sólo vio a la particular joven, de maquillaje fuerte, exagerado, y actitud desafiante, sino escuchó su increíble voz y observó sus inigualables performances. El comentario común “hacía falta que saliera al mercado musical alguien que de verdad cantara. Música de verdad”.

Pero Winehouse venía trabajando desde comienzos de la década de los 2000. Específicamente en 2003, lanzó Frank, con tan sólo 20 años. Para muchos críticos su mejor disco, con canciones como October Song o Stronger than Me.

A nadie o a muy pocos sorprende la muerte de Winehouse, de 27 años. Recientemente, ese mismo público que la alabó en tiempos de Back to Black, vio como la artista casi ni lograba mantenerse de pie en un escenario de Belgrado. Irónicamente, las rehabilitaciones sí eran parte de su vida y parecía que ella siempre mantuvo su negativa a evolucionar. Nadie conoce exactamente el porqué, pero Winehouse copió (quizá no intencionalmente) la vida -y muerte- de grandes artistas en los que los fantasmas de las drogas y el alcohol lograron pasar los límites y llegaron “al otro lado”, “…to the other side”.

amy hernosa

El mundo debería recordarla así...¿será posible?

Vida y talento

Amy Jade Winehouse (sorprende encontrar a un artista que no cambie su nombre) nació el 14 de septiembre de 1983 en Southgate, al norte de Londres, Inglaterra. Era de una familia judía en donde el Jazz tenía una gran importancia. Hija de un taxista, Mitchell, -encargado de corear las canciones de Sinatra a la pequeña Amy-, de una farmacista, Janis y hermana menor de Alex.

Su vida como artista, al menos los resultados de la semilla que implantó el padre de Amy, comenzó a los 10 años en una banda de… rap: Sweet ‘n’ Sour, la cual formó con una amiga de la infancia.

Luego de un período no tan largo en el Susi Earnshaw Theatre School, la pequeña artista comenzó a asistir al Sylvia Young Theater School, colegio reconocido de Londres, enfocado en performing arts. Lo que se buscaba era que Amy pudiera desarrollar su potencial, el cual maestras, padres y hasta su abuela, ya habían notado. Pero su permanencia en el exigente colegio fue aún más corta: a los 14 fue expulsada por haber hecho un piercing en su nariz. Tras este episodio, la cantante apareció en un programa de comedia británico, The Fast Show (junto con compañeros de la escuela de donde había sido botada) y siguió después su recorrido por una larga lista de planteles educativos.

Fue también a los 14 años cuando comenzó a escribir y a componer. Había recibido su primera guitarra a los 13, después de utilizar la de su hermano Alex, casi como juguete. Los años siguieron entre relaciones eventuales con músicos como Tyler James, experimentación como periodista del showbiz y algunos misterios en el manejo de su incipiente carrera, hasta que finalmente Winehouse firma con Island-Universal, en medio de un acecho artístico por parte de otros sellos como EMI y Virgin.

El 20 de octubre de 2003 lanzó Frank, producido por Salaam Remi, con una fuerte influencia del Jazz. El álbum, que tuvo buenas críticas, alcanzó buenos lugares en los rankings del Reino Unido. Llegó a competir en los mundialmente conocidos BRIT Awards. Fue Álbum de Platino.

Tres años más tarde lanzó Back to Black, con él llegó Rehab y con Rehab el reconocimiento mundial de la artista, quien físicamente ya comenzaba su transformación mientras sus ojos se convertían en exageraciones egipcias y su cabello en bombas de laca. Innumerables los premios y reconocimientos que recibió el disco alrededor del globo, pero destacan entre estos la posición 7 del Billboard 200 en Estados Unidos, la 1 en UK Albums Chart y Mejor Canción para Time Magazine (2007). Sólo en el Reino Unido el álbum vendió 1,85 millones de copias.

Tras el éxito de Back to Black, un año más tarde salió al mercado una Edición de Lujo, con B-sides, inéditos y temas en vivo. Al reconocimiento se le unieron entonces algunas críticas por los excesos en los que la artista solía vivir, algunas decepciones y muchas preocupaciones por parte de sus fanáticos.

A pesar de que las malas noticias iban en aumento, Amy Winehouse fue reconocida en 2008 por los Grammy Awards, en las categorías de Artista del Año, Álbum del Año, Canción del Año y Mejor Performance Femenino Pop (por Rehab). Su productor, Mark Ronson, también fue premiado como el Mejor del Año. En la ceremonia, la ya aclamada cantante tuvo que hacer el perfomance de “You Know I’m No Good” y “Rehab” vía satélite, porque no obtuvo su visa a tiempo para viajar a los Estados Unidos. Tras los premios, el disco subió hasta la casilla 2 del Billboard 200 americano.

El buen viento sirvió para que la cantante decidiera convertirse en empresaria, abriendo su propio night club Snakehips at the Monarch, en Camden Monarch, Londres. Meses más tarde lanzó su propio sello disquero e incluso, dos años después, firmó con Fred Perry para colaborar en la promoción de al menos 17 colecciones de la marca.

Cárcel y más abusos

En medio de todo el éxito y con una relación sentimental que para muchos poco aportaba (con el americano Blake Fielder-Civil) siempre estuvo presente el problema de su abuso con las drogas, con el alcohol, su desorden alimenticio y los constantes llamados a rehabilitación. No sorprendió entonces que llegaran los problemas legales. En 2007 fue arrestada junto con su pareja en Noruega, por posesión de siete gramos de marihuana. Ambos fueron liberados después de pagar una multa de 350 euros. En abril de 2008, la cantante admitió haber golpeado a un hombre en la cara y un mes más tarde, fue nuevamente arrestada por sospecha de posesión de drogas. Fue liberada inmediatamente, pues no hubo suficientes pruebas salvo un video -que recorrió el mundo- de la artista fumando crack.

Las historias de arrestos continuaron, siempre ligadas a su comportamiento o al consumo de narcóticos. Los fantasmas no desaparecieron ni siquiera cuando la cantante admitió “estar enamorada de nuevo”, luego de dejar a Fielder-Civil por el actor Josh Bowman. Poco tiempo después, Amy y Blake volvieron a reunirse, aunque en 2009 salieron los papeles de divorcio por adulterio.

También en 2009, Winehouse debió acudir nuevamente a la policía, pero en esta oportunidad fue la víctima de un robo en su domicilio, en el que los ladrones cargaron con varias guitarras, equipos de grabación y televisores pantalla plana.

Problemas de salud, aunados al abuso de drogas hicieron que los fanáticos siguieran viendo a una Amy que cada vez mostraba más señales de que el fin estaba cerca. Tan predecible, sobre todo, después de un performance en Belgrado, que dio también la vuelta al mundo, en el que millones de testigos vieron a una artista tambalearse en escena, “cantar” a destiempo, en lugar de hacer sus increíbles actuaciones.

El tiempo será el juez

Hoy llegó el final. Ya la noticia da la vuelta al mismo universo que la enalteció como la mejor artista de la década de los 2000. Los fanáticos están alrededor del domicilio donde Winehouse murió, mientras otros escuchan sus canciones. Hoy, generaciones recuerdan cómo vieron la misma escena en décadas pasadas, con diferentes protagonistas. Hoy el mundo musical está de luto. Hoy se suma una lápida a las tumbas de la gloria. ¿O no?

Paz a sus restos.

, , , , ,

  1. Leave a comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: